Zona de Socios






¿Recuperar clave?

Ayuda y Colaboración

Advertisement

Enlace

Facebook
 
Paul Morphy

Paul Charles Morphy nació el 22 de junio de 1837 en la ciudad de Nueva Orleans en los Estados Unidos. Su padre era el Juez Alonzo Morphy, de la gran corte de Louisiana y su madre fue Thelcide Carpentier, una dama antillana cuyo padre Joseph Carpentier era de ascendencia francesa. El padre del joven Paul Morphy era de origen irlandés, aunque de nacionalidad española. Paul tuvo dos hermanas, Mahrina y Helena y un hermano, Edward.

La educación académica de Paul Morphy fue muy completa y no fue en modo alguno perjudicada por su temprana dedicación al ajedrez: cursó sus estudios primarios en la academia Jefferson de Nueva Orleans, y posteriormente se trasladó al colegio de Saint Joseph en Spring Hill, cerca de Mobile, Alabama, en diciembre de 1850. Se graduó en el año de 1854 pero permaneció en el colegio un año más estudiando brillantemente Matemáticas y Leyes. Más tarde, decidió especializarse en Leyes en la Universidad de Louisiana. En abril de 1857, fue admitido en el Colegio de Abogados.

Además de sus maravillosas partidas de ajedrez, tenemos otras fuentes indirectas que nos hablan de la asombrosa potencia intelectual de Morphy: dominaba cuatro idiomas (inglés, francés, alemán y español, y podía presumir de recitar de memoria cualquier pasaje del Código Civil del estado de Louisiana (esta impresionante capacidad memorística es una característica compartida por los grandes ajedrecistas de todas las épocas, y parece un requisito característico del genio de ajedrez).

La leyenda dice que Morphy aprendió los movimientos del ajedrez por si solo, viendo jugar a sus padres entre sí a la tierna edad de 10 años. Sus progresos en el dominio del juego fueron sencillamente espectaculares: en 1850, a los 13 años, ya era el mejor jugador de ajedrez de Nueva Orleans y uno de los mejores de los Estados Unidos. A los 17 años, derrotó en 6 partidas al juez Meek, presidente de la federación estadounidense de ajedrez por aquel entonces.

En octubre de 1857, Paul Morphy viajo a Nueva York para jugar en el primer Congreso Americano de Ajedrez que reunió en una competición a los 16 mejores jugadores de los Estados Unidos. Morphy los venció a todos fácilmente y ganó el torneo. Morphy renunció a los 300 dólares del primer puesto, prefiriendo un Jarrón de plata, cuatro copas y una bandeja estampada con una imagen de Morphy en el momento de ganar la partida contra el gran Louis Paulsen y con una inscripción que lo declaraba vencedor del torneo.

Paul derrotó a Charles Stanley, el segundo jugador más fuerte de los Estados Unidos, dándole ventaja de un peón y el primer movimiento. Paul donó los 100 dólares del primer lugar a la esposa de Stanley e hijos. Como gesto de gratitud, ella puso el nombre Pauline a su siguiente hija. En diciembre, Morphy partió a su ciudad habiendo logrado un record en Nueva York de 100 partidas de alto nivel jugadas con sólo cinco derrotas (incluido el juego de torneo perdido frente a Paulsen).

Después de su impresionante victoria en Nueva York, algunas personas sugirieron que algún maestro europeo debería viajar a Estados Unidos para enfrentarse con Morphy. Cuando el gran maestro británico Howard Staunton, considerado por entonces como el mejor ajedrecista del mundo se enteró de esta propuesta, escribió en su columna de prensa semanal: "Los mejores jugadores de Europa no son jugadores profesionales de ajedrez, ya que tienen otras cosas más serias en que ocupar sus mentes." Aunque los amigos de Morphy en Nueva Orleans retaron a Staunton a viajar a Estados Unidos, el británico se negó, llegando a declarar que si Morphy viajaba a Europa, lo encontraría listo para un enfrentamiento.

En junio de 1858, Paul Morphy viajó a Europa para desafiar a los mejores ajedrecistas del viejo continente. El Club de Ajedrez de Nueva Orleans se ofreció a pagarle el dinero requerido para participar en el Torneo de Birmingham (en Inglaterra), pero Morphy rechazó la oferta ya que no deseaba ser considerado ajedrecista. Permaneció en Inglaterra durante tres meses tratando de concertar una partida con Howard Staunton, quien rehusaba diciendo que tenía otras cosas más serias que hacer. Staunton también continuaba atacando a Morphy en su columna de ajedrez semanal acusándolo de perseguir dinero, entre otras cosas. En la última carta que Paul escribió a Staunton, le decía, con su habitual tono cortés: "Permítame repetir, lo que constantemente he declarado en todos los círculos de ajedrez en que he tenido el honor de participar, que nunca he deseado hacer del talento que podría yo tener, una herramienta para hacer ganancias."
Como Morphy tuvo que abandonar la idea de un enfrentamiento individual con Staunton, viajó a París donde derrotó a Löwenthal, Harrwitz y Anderssen en un lapso de seis meses. Cuando venció a Harrwitz, rehusó, una vez más, recibir el premio de 290 francos. Sin embargo, fue obligado a aceptarlos y más tarde destinó ese dinero para sufragar los gastos del viaje de Anderssen desde Breslau a París. Se sabe que al llegar Morphy a París para enfrentarse con Anderssen, padecía una fuerte una gripe. Su tratamiento médico consistía en curas a base de sanguijuelas. Como consecuencia, Paul perdió mucha sangre, y se sentía muy débil aún para abandonar su cama del hotel.

Los amigos de Anderssen le aconsejaron que no se arriesgara a dañar su prestigio al viajar al exterior para jugar un match con el joven Paul Morphy sin un reconocimiento oficial. Cuando los amigos de Anderssen le preguntaron por qué no jugó de una forma tan brillante como lo hizo en su famoso encuentro contra Dufresne (partida Siempreviva), Anderssen respondió: "Porque Morphy no me lo permitió." El mismo Morphy, jugó al segundo mejor ajedrecista del mundo (Anderssen) desde la cama de su hotel, aquejado por la fiebre y aún así le ganó con un resultado de siete partidas ganadas contra dos perdidas. Posteriormente, en abril de 1859, Morphy jugaba hasta ocho paridas simultáneas con los ojos vendados en contra de los jugadores más fuertes de cada club de ajedrez que visitaba (y con resultados espectaculares a su favor, claro), y por el mes de diciembre de 1859, Morphy ya había abandonado el ajedrez de una manera formal, privándonos de su maravilloso juego desde entonces. Paul Morphy jugó 227 partidas de competición durante toda su carrera ajedrecística, sumando la asombrosa cifra del 83% de victorias.

En 1867, después de breves estancias en Cuba y París, su estado mental era alarmante, y su madre lo persuadió a viajar a París de nuevo con la esperanza de que un cambio de ambiente lo ayudaría. Morphy ya para entonces había llegado a odiar el ajedrez y nunca se volvió a acercar a los clubes de ajedrez donde no mucho tiempo antes celebraba sus más grandes triunfos. Estuvo en París durante año y medio antes de regresar a Nueva Orleans.

Como consecuencia de su enfermedad, Paul Morphy prácticamente anuló sus contactos sociales y sufrió de delirios de persecución hasta sus últimos días. De acuerdo a testimonios de su sobrina, hubo un periodo en que adoptó el extraño hábito de caminar de un lado hacia el otro en el vestíbulo recitando: "Il plantera la banniere de Castille sur le murs de Madrid, au cri de Ville gangnee, et le petit roi s'en ira tout penaud", en español: "Él izará la bandera del Castillo en los muros de Madrid gritando: La ciudad ha sido conquistada y el Reyecito se tendrá que ir."
Dos años antes de su muerte, se le preguntó a Morphy si accedía a que se le incluyera en un libro que hacía referencia a los más famosos ciudadanos de Louisiana debido a sus grandes logros en el ajedrez. Morphy se enfureció de que lo relacionaran con el ajedrez y replicó que su padre, el juez de la Corte Suprema de Louisiana, Alonzo Morphy, al fallecer le había legado la suma de 146.162 dólares con 54 centavos, pero que él (Morphy) no tenía ninguna profesión del todo y de esa manera, no tenía nada que hacer en ese libro. El 10 de julio de 1884, Paul Morphy murió de un ataque de apoplejía mientras se duchaba con agua fría. Tenía tan solo 47 años de edad.

 

 
< Anterior   Siguiente >

Hazte Socio ¡Es gratuito!

Hazte Socio
¿Que ventajas tiene el hacerse socio de nuestro club?
  • Ficha federativa gratuita
  • Inscripción gratuita a torneos federativos
  • Solo necesitamos foto carnet y fotocopia del DNI
  • Fondo bibliográfico y abundante material informático
  • Clases de aperturas, táctica, finales
  • Y mucho más .....
    Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
 

Cursos



Si quieres pasártelo bien y además te gusta pensar, ya puedes apuntarte a jugar al Ajedrez.

Donde: Casal de Hifrensa
Cuando: Miércoles
Hora: 18:30 a 20:00
Precio: 10€/mes
Duración: Octubre a Mayo
Temario del curso
Para más información llamar al 699.803099 (Javier) Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
 
  Webmaster: Javier Pescador
Powered by joomla